El señalamiento de cortas

El señalamiento de los árboles a cortar para el aprovechamiento de su madera persigue los siguientes objetivos principales:

  • Mejorar el estado de la masa forestal, adecuándola al modelo selvícola más adecuado.
  • Optimizar el rendimiento económico a obtener.
  • Evitar problemas con el maderista adjudicatario de los trabajos de corta.
  • Solicitar el permiso de corta o realizar los trámites correspondientes

La labor de señalamiento se inicia con la selección y marcaje de los individuos más adecuados para la corta. El marcaje suele realizarse con un chaspe o una marca de pintura en el fuste del árbol. En función de la calidad de la masa también se marcarán aquellos ejemplares que deban ser respetados, ya sea por motivos productivos, ecológicos o de riesgo para la ejecución de los trabajos. A continuación se realiza una medición de las dimensiones del árbol con ayuda de una forcípula electrónica y se procede a clasificar el fuste en función de su calidad tecnológica.

Una vez procesados los datos obtenidos en campo, se efectuará la cubicación del volumen de madera a obtener según tipos y calidad de productos. En función de la situación del mercado se ofrecerá al propietario una tasación base, por debajo de la cual no se considera conveniente vender la madera.