Planificación forestal

La planificación forestal permite organizar la gestión de una propiedad forestal desde una perspectiva sostenible y multifuncional para un determinado periodo de tiempo, habitualmente diez años, constituyendo una herramienta de gran utilidad para el gestor forestal.

Los documentos resultantes del proceso de planificación forestal suelen conocerse como proyectos de ordenación, planes dasocráticos, planes técnicos, planes simples de gestión u otras figuras equivalentes, en función de las distintas reglamentaciones autonómicas.

El alcance de los contenidos de estos instrumentos de planificación forestal está determinado por la normativa vigente y depende de la extensión de la superficie forestal y el estado de desarrollo de las masas objeto de gestión.

Disponer de un instrumento de planificación forestal permite:

  • Maximizar la multifuncionalidad del monte desde una perspectiva sostenible.
  • Organizar las labores administrativas necesarias para aplicar la gestión prevista.
  • Agilizar los trámites de obtención de permisos de cortas (la solicitud de autorización de cortas se sustituye por una comunicación de intención de corta una vez obtenida la aprobación administrativa del plan de gestión).
  • Incrementar las posibilidades de acceso a subvenciones.
  • Acceder a la certificación de la gestión forestal sostenible.
  • En caso de aprovechamientos energéticos, calificar la biomasa del monte como procedente de cultivos energéticos y optar a mejores precios en la venta de la misma.
  • Con carácter general, permitir la exoneración del pago del IRPF correspondiente a los ingresos recibidos por subvenciones de mejora del monte.
  • Optar a otros beneficios fiscales, como porcentajes de reducción sobre el impuesto de trasmisiones patrimoniales.

La Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes en su artículo 33 determina que “Las Administraciones publicas impulsarán técnica y económicamente la ordenación de todos los montes”. Es por tanto la Administración a través de las Comunidades Autónomas, la encargada de promover la elaboración de estos documentos a través de las sucesivas convocatorias de ayudas.